Instructivo de Implantes Dentales

¿Qué son los Implantes?

Los implantes son una especie de raíces dentarias artificiales que se colocan (implantan) en los maxilares, creando una base sólida donde pueden asentar dientes individuales o prótesis completas, que cumplen con la misma función que lo dientes naturales.

Los implantes dentales nos permitirán masticar con total comodidad, sonreir y hablar con la misma seguridad que con nuestros propios dientes.
Su odontólogo podrá darle información completa de su situación particular y le ayudará a decidir si los implantes dentales constituyen una alternativa para su problema.

¿De qué material son?

Los implantes utilizados en la actualidad están construidos con titanio puro.
Gran cantidad de estudios de investigación, demostraron la total biocompatibilidad del titanio con el organismo humano.
El mismo se oseointegra con el tejido óseo, produciendo una unión biológica entre el hueso vivo y el titanio.
También se halla demostrada su duración en el tiempo, ya que las primeras prótesis sobre implantes datan de mas de 30 años.
Por ello, el titanio constituye le material de elección para este tipo de tratamiento.

¿Qué es la Oseointegración?

Se ha podido demostrar científicamente, que en condiciones cuidadosamente controladas, se puede integrar el titanio con el hueso vivo con un alto grado de predictibilidad, y sin inflamación de los tejidos blandos que lo rodean.
A esta unión íntima de las células óseas con la superficie del titanio es a lo que se denomina oseointegración .
El hueso acepta al titanio como si en realidad formara parte de su propia estructura, produciendo una verdadera soldadura biológica y creciendo a su alrededor.
Para que ella se produzca, es importante que transcurra tiempo
(variable en meses entre ambos maxilares) y una prolija y cuidadosa técnica quirúrgica de inserción utilizada por el cirujano.

 

¿Qué finalidad cumplen los Implantes?

1Función y Estética:
Sustituyen dentaduras removibles por dientes fijos, mejorando la función y la estética simultáneamente, o sirven de anclaje para este tipo de dentaduras, aumentando de forma notable su estabilidad.
Permiten reponer piezas dentarias sin necesidad de tocar los dientes naturales, permitiéndonos masticar con total comodidad, sonreír y hablar con total seguridad.
2Detener la reabsorción Osea:
Con la pérdida de las piezas dentarias, cualquiera fuese su motivo, se inicia un proceso de reabsorción ósea ( o de atrofia ósea). Una de las funciones de los huesos maxilares, es la de sustentar los dientes para permitir la masticación. Al no contar con los dientes, el hueso comienza con un lento proceso de reabsorción, que se ve acelerado en la mayoría de los casos por la presión de las prótesis removibles o completas, con consecuencias estéticas y funcionales a veces dramáticas.

Con los implantes no solo reponemos los dientes perdidos restaurando la función y la estética, sino que al implantar estas raíces artificiales, se logra frenar y hasta detener la reabsorción ósea mencionada.
En los maxilares, al recibir un nuevo estímulo de la masticación, se produce un proceso de condensación ósea alrededor de los implantes.

Hoy en día, además, es posible lograr la formación de hueso en las zonas donde se necesita. Esta técnica se denomina Regeneración Tisular.

3Disminuir la sobrecarga de las piezas remanentes:
La boca es como un edificio. Imaginemos a los dientes como a las columnas de un templo griego. Si fuésemos quitando una a una, las restantes tendrían que soportar todo el peso del edificio para que el techo no se viniera abajo.
Si vamos perdiendo los dientes uno a uno, los restantes soportan de igual forma, todas las fuerzas de la masticación, sufriendo una importante sobrecarga y por lo tanto acortando su vida.

¿En qué consiste el tratamiento?

Fases de un tratamiento tradicional con Implantes.

Secuencias del Plan de Tratamiento

1 Examen y Diagnóstico
Cuando acuda al cirujano para averiguar acerca de la posibilidad de la colocación de implantes, este completará una historia clínica a los efectos de determinar la compatibilidad del tratamiento con su estado de salud.
El paso siguiente consiste en el análisis de las Rx ( usualmente panorámicas y a veces individuales). Mediante el mismo, se puede determinar si la cantidad de hueso disponible permite la colocación de los implantes requeridos. En algunos casos, la presencia de estructuras anatómicas en la zona a implantar es crítica, por lo que será necesaria la realización una tomografía computarizada. A veces la toma de modelos de la boca auxilia a la planificación en la fase de estudio.
La decisión de cuantos implantes colocar varía dada la longitud posible de los mismos y su ubicación. Tenga en cuenta que no siempre es necesario colocar un implante por cada diente que ausente.



2 Cirugía Fase 1
Si bien en algunos casos las dos fases quirúrgicas se pueden resumir en una sola, el tratamiento tradicional consta de dos fases.
La primera, consiste en la colocación de los implantes.
Habitualmente se lleva a cabo en el consultorio del cirujano bucomáxilofacial con anestesia local, aunque en algunas oportunidades es posible realizarla con anestesia general, requiriendo en esos casos de un ámbito sanatorial.
La duración de este procedimiento es de alrededor de una hora, pudiendo variar de acuerdo a la cantidad de implantes que se coloquen en la sesión.

Finalizada la misma, saldrá del consultorio con los implantes colocados en el interior del hueso y cubiertos por la encía, por lo cuál no serán visibles. En algunas oportunidades, se deja ex profeso la tapa del implante al descubierto emergiendo por la encía.
Este período en el cuál los implantes quedan sumergidos va desde los tres meses en el maxilar inferior a los 6 en el superior.
El posoperatorio no es doloroso, pudiendo inflamarse la cara por aproximadamente dos días. Si utilizaba una prótesis, la misma será modificada por el odontólogo a los efectos de que no ejerza presión sobre los implantes colocados. De cualquier manera, lo ideal es que durante los primeros 10 días no se los estimule para nada, aunque esto varía dependiendo del tipo de prótesis utilizada.


Usualmente a la semana se retiran los puntos.
A los 15 días probablemente ya no tenga recuerdo de que lleva en su interior raíces artificiales colocadas, y que haga su vida completamente normal.

 

 

3 Cirugía Fase 2
Pasado los meses necesarios para que los implantes se integren con el hueso, se le solicitarán nuevas Rx para observar la finalización de este proceso.
En ese momento se realizará una intervención mínima que dura 15 minutos, que consiste en hacer un pequeño ojal en la encía para exponer los implantes que se encuentran sumergidos a la cavidad oral.
Se retira entonces la tapa del implante, y se tornilla en su interior un componente que se denomina transmucoso.
Durante los siguientes 10 o 15 días, el transmucoso permitirá que la encía cicatrice alrededor suyo, formando una especie de cilindro .

 

4 Elaboración de la Prótesis y su Colocación
Esta es la fase que mas variables conlleva, ya que depende del tipo de prótesis que se diseñe.
Normalmente se realiza sin ningún tipo de anestesia, requiriendo de su presencia en el consultorio en varias sesiones.
El especialista desmontará el transmucoso, y tornillará otros componentes que permitirán la construcción de la supraestructura.
Tomará distintas impresiones o moldes para lograr una copia exacta de las estructuras que posee en su boca, y enviará al técnico de laboratorio las mismas con las indicaciones de la prótesis a construir.

La mayoría de las veces estará utilizando una prótesis provisional hasta obtener la restauración final.
La prótesis definitiva podrá estar tornillada o cementada (fija) a los implantes, o contar con un sistema de clips para su retiro diario.

Ejemplo de Prótesis con Sistema de Clips

Ejemplo de Prótesis Completa Fija

5 Controles Periódicos.
Una vez terminado el tratamiento, ya puede comprobar las ventajas que le han aportado los implantes, por lo tanto usted será el más interesado en que el resultado sea duradero. Este es el momento en que su colaboración será decisiva.
Un correcto cepillado diario y acudir a las revisiones periódicas en manos de profesionales idóneos es fundamental.

El éxito a largo plazo depende que este punto se cumpla.
Si notara cualquier anomalía con la prótesis (rotura de un fragmento, aflojamiento, movilidad), no dude en consultar con su especialista inmediatamente.
La única forma con que podemos estar seguros de que las cosas funcionan es contar con el placer de su visita anualmente.
Tenga en cuenta que un periodoncista se encuentra a su
disposición para detectar la mas mínima anomalía en lo que hace
al cuidado de sus encías y para corregir hábitos lesivos que
pudiesen adquirirse en ese lapso.

¿Soy un candidato ideal?
Si su respuesta es afirmativa a cada una de las siguientes preguntas, usted puede considerarse un candidato ideal para ser tratado con implantes.

  • ¿Le faltan todos sus dientes o alguno de ellos?
  • ¿Tiene dificultades con su dentadura removible, debido a que le incomoda, le hace daño o en general le molesta llevar algo que se coloca y se saca?.
  • ¿Se siente inseguro con su sonrisa?
  • ¿Tiene un defecto congénito o le falta alguna parte de su boca debido a un traumatismo o a una cirugía?
  • ¿No puede comer una costillita cuando siente deseos de hacerlo?

Si bien la edad no es un factor limitante para la colocación de implantes, es recomendable no hacerlo hasta que el crecimiento de los maxilares haya finalizado (15- 16 años).

La cantidad y calidad de su hueso maxilar remanente, serán algunos de los parámetros que el especialista deberá estudiar.

¿Quién no es un candidato ideal para implantes?

  • Las personas con enfermedades sistémicas graves, leucemia, etc.
  • Pacientes con cancer que estén siendo tratados con radio o quimioterapia, hasta que finalice el tratamiento o hasta que el especialista se lo indique.
  • Diabetes no controlada.
  • Pacientes psiquiátricos.
  • Niños o jóvenes hasta que terminen su desarrollo.
  • Durante el embarazo
  • Fumadores.

Un párrafo aparte merece esta condición, ya que si bien no constituye una contraindicación absoluta, los fumadores presentan una mayor inflamación gingival, y sus mecanismos de recambio óseo favorecen la reabsorción a la aposición ósea.
El fumar, además de constituir un riesgo para su salud general, lo constituye también para la salud de las encías en torno a los implantes.
Si usted es fumador y se decidió por este tipo de tratamiento, tenga en cuenta que sus controles con el periodoncista especializado deberán llevarse a cabo cada 6 meses.

Es imprescindible contar con su colaboración a los efectos de realizar los controles periódicos pertinentes.
Mediante los mismos, usualmente una vez al año, puede detectarse precozmente cualquier inconveniente que pudiese surgir en torno a los implantes.
Estos controles son llevados a cabo por un periodoncista especializado en tratamientos sobre implantes, quien evalúa principalmente el estado de salud de sus encías.

Preguntas

1¿Es un tratamiento doloroso?
No. A pesar del miedo ancestral al odontólogo, hoy en día la población es consciente que el odontólogo no hace daño. Aunque no es menos cierto que acudir a nuestras consultas no es lo más divertido que tenga que hacer ese día.
El tratamiento con implantes exige de una pequeña intervención quirúrgica, pero las molestias no van mas allá de las producidas por una extracción dentaria.

2¿Cuánto dura el tratamiento?
Esto no es un tratamiento de fin de semana, y acortar los plazos en estos casos no es conveniente.
Hablando de la mayoría de los casos, la espera de tres a seis meses es ineludible, y la instalación de la prótesis en sí puede llevar aproximadamente un mes.

3¿Existe la posibilidad de rechazo?
No. El rechazo no puede existir al constituir el titanio un material totalmente biocompatible.
Si bien se pudiera dar el caso de que se pierdan implantes por infecciones, sobrecargas, prematuras y algunas otras causas menos frecuentes, el rechazo no ocurre.
Por ello es importante que al elegir el profesional, lo haga entre aquellos idóneos para llevar a cabo un tratamiento quirúrgico y luego quienes entiendan de la biomecánica implantaria para la carga de la prótesis.
En manos expertas, el porcentaje de éxito supera hoy en día es superior al 95%, por lo que se puede decir que es una técnica muy segura y exitosa.

4¿Qué sucede si un implante fracasa?
Si bien constituye una técnica segura, la misma se encuentra en constante evolución, perfeccionando constantemente la técnica quirúrgica así también como la estética de las prótesis. En el caso particular de que un implante fracase, es posible retirarlo y sustituirlo por otro de mayor diámetro o en otra localización solucionando el problema.

5¿Son para toda la vida?
Actualmente en medicina es complejo decir que un tratamiento es para toda la vida, y mas tratándose de los dientes, que son una herramienta de uso a veces extremo y frecuente.
En cualquier caso, existen publicaciones en las que se analizan implantes con un seguimiento mayor de treinta años.
Todo ello nos lleva a ser optimistas y a decir que constituyen un tratamiento duradero, pero si olvidar que la higiene diaria y las sesiones de control y mantenimiento son requisitos mínimos para su buen funcionamiento.

6¿Es caro este tipo de tratamiento?
La técnica que hemos venido explicando, es sofisticada y exige de un instrumental muy complejo y de precisión,
Todo el equipo tratante precisa una formación meticulosa y amplia experiencia; por último los implantes y demás componentes que se van a utilizar, deben ser de primera calidad y precisión.
Los resultados comentados sólo se consiguen utilizando componentes de primera línea y no creemos que a usted le gustaría que abaratáramos costos utilizando materiales de segunda.
Sabemos que los resultados no van a ser los mismos.
Por lo tanto podemos decir que este tipo de tratamiento es costoso.
Cada uno variará dependiendo del número de implantes y del diseño de la prótesis.

En cualquier caso, una frase que oímos muy frecuentemente en nuestros consultorios al finalizar este largo proceso es:

“¡Este es el dinero mejor gastado de mi vida!”