Instructivo sobre los Dientes Retenidos

Se considera que una pieza dentaria está retenida cuando no alcanza a ocupar el lugar que le corresponde en la arcada dentaria. Los dientes que más comunmente quedan retenidos son los terceros molares, llamados usualmente “muelas de juicio”.

La causa de que esto ocurra tan frecuentemente en nuestros días se debe a que los maxilares de la especie humana son de menor tamaño que los de nuestros antecesores, y de esta manera no es posible alinear armónicamente los 32 dientes.

Existen una amplia gama de posibilidades en lo que hace al tratamiento de los dientes retenidos, que va desde el simple control clínico-radiográfico periódico, hasta la extracción, pasando por la liberación (exposición quirúrgica de su corona para movilizarlos por medio de aparatología ortodóncica hasta su sitio) o por el transplante ( extracción de la pieza retenida antes de que complete su desarrollo, y colocación en otro sitio del maxilar).

La consulta con el cirujano bucomáxilofacial le podrá aclarar cuál de estos procedimientos es el apropiado ya que los mismos tienen precisas indicaciones y contraindicaciones.

La extirpación de los dientes retenidos constituye la más frecuente de las prácticas que realiza el cirujano bucomáxilofacial diariamente.

Usualmente pueden extraerse los 4 terceros molares en la misma intervención, aunque a veces esto no está indicado.

Recuerde que las opiniones y anécdotas de familiares y amigos al respecto pueden ser exageradas o no ajustarse a su realidad.

Siempre debe investigarse la existencia de los terceros molares, dado que aún cuando no aparezcan en la boca, en el interior de los maxilares pueden originar complicaciones como quistes o tumores, o bien manifestarse produciendo apiñamiento dentario anterior

La realización de una Rx. panorámica a los 16 años, nos podrá alertar acerca de su comportamiento.